10 Claves imprescindibles para mejorar tu vida

Tras dos años de pausa obligada por la situación sanitaria, retomo con ilusión y energía renovada los talleres presenciales. Del 10 de octubre al 19 de diciembre impartiré el taller: “10 claves imprescindibles para mejorar tu vida” ¿Te encuentras en un momento crítico? ¿Quieres mejorar tu vida y no sabes cómo? ¿Tienes la sensación de […]

10 Claves imprescindibles para mejorar tu vida

BONITA REFLEXION

BONITA REFLEXION

Un día, un niño entró en su casa dando patadas en el suelo y gritando muy molesto.

Su padre lo llamó, el niño siguió diciendo irritado:

«¡PAPÁ! ¡TE JURO QUE TENGO MUCHA RABIA!… Pedro NO debió hacer eso conmigo; por eso, espero que todo le vaya mal! ¡LO ODIO!»

Su padre, un hombre muy sabio, escuchaba con calma a su HIJO quien continuaba diciendo:

«Imagínate que me humilló frente a mis amigos. ¡NO ACEPTO ESO!

Ojalá se enferme para que NO vaya más a la escuela».

El padre siguió escuchando; se dirigió hacia una esquina del garaje de la casa de donde cogió un saco lleno de carbón que llevó hasta el final del jardín y le propuso a su hijo lo siguiente:

– «¿Ves aquella camisa blanca que está en el tendedero?”

Hazte la idea de que es Pedro y cada pedazo de carbón que hay en esta bolsa es un mal pensamiento que va dirigido a él.

TÍRALE TODO EL CARBÓN QUE HAY EN EL SACO, HASTA EL ÚLTIMO PEDAZO.

Después volveré para ver como quedó.»

El niño se lo tomó como un juego y comenzó a lanzar los carbones, pero como el tendedero estaba lejos, pocos carbones acertaron la camisa.

Cuando el padre regresó le preguntó:

– Hijo, ¿QUÉ TAL TE SIENTES?

– Cansado, ¡¡pero mejor papá!!… Mira, acerté algunos pedazos de carbón a la camisa.

El padre tomó al niño de la mano y le dijo:

– Ven conmigo, quiero mostrarte algo.

Lo colocó frente a un espejo en el que pudiera ver todo su cuerpo…

¡QUÉ SUSTO! Estaba todo manchado y sólo se le veían los dientes y los ojos.

En ese momento el padre dijo:

– «HIJO, como pudiste observar, la camisa quedó un poco sucia, pero NO es comparable con lo sucio que quedaste tú.”

El mal que deseamos a otros se nos devuelve y multiplica en nosotros.

Por más que quieras o puedas perturbar la vida de alguien con tus pensamientos, los residuos y la suciedad siempre queda en ti.

– CUIDA TUS PENSAMIENTOS, porque se transforman en palabras…

– CUIDA TUS PALABRAS, porque se transforman en acciones…

– CUIDA TUS ACCIONES, porque se transforman en hábitos…

– CUIDA TUS HÁBITOS, porque moldean tu carácter.

– ¡¡Y CUIDA TU CARÁCTER, PORQUE DE ÉL DEPENDERÁ TU DESTINO!!!

Créditos a quien correspondan

Aprendo con Montessori

SEPTIEMBRE — Eltiempohabitado’s Weblog

Septiembre     (Tercetos)                           La luz está en las flores del ocaso atracción luminosa que se apega al aura indivisible de tu paso… Y revivo en tu rastro que me ciega hasta ser mariposa en tu regazo desde la primavera hasta la siega… Carboncillo que vuela como un lazo quemándose al azar del movimiento trastocando los aires […]

SEPTIEMBRE — Eltiempohabitado’s Weblog

“Los niños no lloran”

“Los niños no lloran” “Mostrar tus sentimientos es signo de debilidad” “Llorar es de blandengues” son mensajes que hemos escuchado hasta la saciedad y que aún a día de hoy se siguen escuchando…

Y cuánto daño han hecho ¿verdad? Qué de absurdos clichés se han forjado en torno a esto y qué presión han recibido y reciben miles de niños, adolescentes y hombres que siguen escondiendo sus sentimientos por vergüenza, por miedo o porque simplemente nadie les explicó que las emociones son inherentes al ser humano y estas no entienden de color de piel, de religión, de nacionalidad o de sexo.

Hoy el mundo entero se conmueve ante esta imagen.

Dos grandes cogidos de la mano, en señal de “no te suelto; estuve, estoy y estaré contigo” con un llanto que tiene mucho de dolor pero mucho más tiene de amor y de admiración el uno por el otro.

Y esto es grandioso.

Grandioso por el ejemplo de vida de ambos, Roger Federer y Rafa Nadal, ejemplo de elegancia, de deportividad, de discreción, de inteligencia, de sacrificio, de profesionalidad y de ternura… de ternura.

Gracias a los dos. Por esto. Por todo.

En este mundo frívolo, superficial, duro y en ocasiones hostil, vosotros nos hacéis volver a creer que aún estando ahí arriba uno puede seguir mostrándose como verdaderamente es: honesto, genuino, sensible y REAL.

Gracias siempre. www.luciamipediatra.com